Sexo casual con una empollona

0 vistas
|

Él la ve sola en una mesa de una cafetería, con su libro tan concentrada que no puede evitar acercarse a ella. La invita a su casa y para su sorpresa ella acepta. Una vez allí, pensando que no iba a conseguir nada, la empollona vuelve a sorprenderlo besándolo y comiéndole la polla. Encantado, la penetra, y termina corriéndose en su cara llenando las gafas de semen. Viva el sexo casual!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.