Su primera clase particular de guitarra

0 vistas
|

Empezamos a creer que lo de las clases particulares de guitarra era una excusa absurda para estar a solas con el amigo de su hermano, que la vuelve loca desde siempre. No se quitan las manos ni las bocas de encima, y la joven morena acaba con el culo bien abierto a pollazos tras una larga y placentera sesión de sexo oral. Desde luego mucho mejor que aprender a tocar la guitarra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.